Actualidad

Tradime lamenta que el ROTT no ponga freno a las falsas cooperativas, principal problema del sector

La Asociación Empresarial de Transportes Discrecionales de Mercancías de Aragón, Tradime, ha lamentado el revuelo de las últimas semanas a raíz de las informaciones «y desinformaciones» vertidas por varios medios de comunicación en los que se habla de las nuevas exigencias para obtener el título de transportista que incluye el nuevo Reglamento de Ordenación de los Transportes Terrestres (ROTT), que entró en vigor el pasado mes de febrero.

La Asociación Empresarial de Transportes Discrecionales de Mercancías de Aragón, Tradime, ha lamentado el revuelo de las últimas semanas a raíz de las informaciones «y desinformaciones» vertidas por varios medios de comunicación en los que se habla de las nuevas exigencias para obtener el título de transportista que incluye el nuevo Reglamento de Ordenación de los Transportes Terrestres (ROTT), que entró en vigor el pasado mes de febrero.

Desde Tradime lamentan que, en todo caso, se está dejando de lado uno de los principales problemas del sector actualmente: las falsas cooperativas de trabajo asociado y a las que el nuevo ROTT «no pone ningún impedimento».

Respecto a las nuevas exigencias de formación, el presidente de Tradime, José Antonio Moliner, aclara que los nuevos requisitos de Bachillerato no se exigen para los conductores de camión, como han dado a entender algunos medios de comunicación. Para ello únicamente se pide tener la licencia de conducir correspondiente y contar con el título de CAP (Certificado de Aptitud Profesional) que, en ningún caso, exige nivel alguno de estudios.

Donde sí se exige el título de Bachillerato o de Formación Profesional con el nuevo ROTT es en el examen para obtener el Certificado de Competencia Profesional (título de transportista) que es el que permite ser titular de una empresa de transporte. Y es precisamente este punto uno de los que ha recurrido Tradime ante el Tribunal Supremo.

La asociación transportista considera que estos nuevos requisitos son «desproporcionados y contrarios al ordenamiento jurídico» al vulnerar la libre elección de profesión o la libertad de empresa, de ahí su decisión de acudir a la vía judicial.

«El examen para la obtención de este certificado ya es bastante exigente de por sí y consideramos que es más que suficiente como filtro para entrar en esta profesión sin necesidad de exigir el Bachillerato», explica el presidente de Tradime. De este modo, Moliner critica que «una persona que quiera dejarle a su hijo su empresa de transporte y no tenga el Bachiller, no podrá heredarla». Algo que no sucede en «ningún otro sector». «Al hijo del dueño de una fundición no se le exige que sea ingeniero metalúrgico para heredar la empresa», asegura.

«Es excesivo a todas luces y encima deja una puerta abierta a la competencia desleal por medio de las falsas cooperativas a las que no se les pone ningún tipo de traba», añade Moliner. En este sentido, Moliner explica que los «falsos transportistas que están en estas cooperativas, entran por la puerta de atrás del transporte». Así, «entran sin titulación, sin preparación, entran engañados, pensando que van a ser un transportista de verdad, cosa que no es cierta. Y cuando se dan cuenta de la realidad, han hecho ya una entrega de dinero que los tiene atados de pies y manos, y contra eso el ROTT no hace nada».

Para el presidente de Tradime, se ha creado «un limbo» en el cual estos transportistas de las falsas cooperativas «son esclavos de gente sin ningún tipo de escrúpulo». Además, ha remarcado que este tipo de cooperativas solo se dan en España, «no existen en ningún lugar de Europa».

Actualmente hay más de 11.000 camiones detectados en falsas cooperativas y Tradime ya ha denunciado a varias de ellas en Aragón. «Nadie ha comentado que con el nuevo ROTT las falsas cooperativas continúan sin ningún tipo de impedimento para que sigan con su competencia desleal y eso es lo que realmente nos importa desde Tradime, luchar contra estos fraudes», indica Moliner, quien también lamenta que tampoco se esté haciendo nada contra las empresas buzón de Rumanía y otros países de Europa del Este, cuestión que podría paliarse tal y como hace Francia con la Ley Macron.

Hasta el momento, Tradime ha sido la única asociación transportista a nivel nacional que ha dado el paso de recurrir el nuevo reglamento y dar la voz de alarma ante una situación, como es la de las falsas cooperativas y las empresas buzón, que no hacen sino incrementar la competencia desleal dentro del sector, afectando a miles de trabajadores, autónomos y empresas de transporte.

Post Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies