Rosa: “La Reina de las Flores”
Reportajes y entrevistas

Rosa: “La Reina de las Flores”

Como se ha observado en algunos fósiles, las rosas llevan millones de años en el planeta, pero es necesario remontarse al continente asiático y unos 3000 años A.C, para ver las primeras manifestaciones artísticas donde aparecen rosas.

Es indiscutible que todas las civilizaciones desde la Grecia antigua, los romanos o egipcios conocían y disfrutaban de esta flor, apreciada como ornamento y por sus cualidades cosméticas.

Han pasado los siglos y las rosas se han convertido en las flores más populares, formando parte de nuestros jardines, y siendo el género más vendido como flor cortada.

Las rosas cultivadas en la actualidad provienen de variedades silvestres, en su mayoría autóctonas del continente asiático, pero también presentes de forma natural en Europa, seguramente en algún paseo por el campo te hayas encontrado con alguna de las variedades que nacen de manera esporádica en la península, como la Rosa canina.

Los rosales silvestres habían hibridado de forma natural, pero no fue hasta el siglo XIX donde se comenzaron a realizar las primeras hibridaciones de rosales tal como lo conocemos hoy en día. Fueron franceses e ingleses los que a través de polinizaciones cruzadas controladas consiguieron nuevas variedades de rosas, llamados los rosales modernos.

La mayoría de las variedades nuevas que se obtienen son híbridos de té, caracterizados por tener flores compactas, con números pétalos dispuestos en espiral, lo que se cultiva para flor cortada son principalmente híbridos de té. Aunque Holanda es el principal productor de flor cortada en España tenemos grandes y modernas empresas dedicas al sector, algunas capaces de producir hasta 100.000 rosas al día, de una sola variedad, como la Red Naomi, quizás la flor más demanda por el mercado en estos momentos.

También se obtienen variedades nuevas de las otras clases rosales, los floribundas, poliantas, grandifloras o trepadores. Para los aficionados y amantes de esta flor, cada año tenemos la posibilidad de contemplar nuevas variedades en el Concurso Internacional Rosas de Madrid con más de 60 ediciones y con gran prestigio, situado en Parque del Oeste. Podemos disfrutar de además de los rosales presentados a concurso, variedades permanentes tan peculiares como la rosa más cercana al negro o la variedad miniatura más pequeña del mundo, la “SI”, obtenida por el histórico rosalista catalán Pere Dot, que consiguió gran reconocimiento internacional en las primeras décadas del siglo XX.

Gracias a los obtentores, personas que se encarga de realizar los cruces, surgen nuevas variedades cada año, en las que se buscan diferentes características en la flor, como coloración, disposición de pétalos, número de estos, perfume, etc. Hay híbridos de rosal que siguen gozando de mucha popularidad a pesar de haber sido creados décadas atrás como las famosas “Queen Elizabeth”, “Mister Lincon” o la “Chrysler Imperial”.

Además de las rosas rojas, rosas o blancas, otro de los colores más demandados es el amarillo. Quizás el obtentor precursor de las variedades amarillas fue el francés Pernet-Ducher. Existen variedades silvestres con coloraciones amarillas como la Rosa Foetida pero con una sola floración, precisamente un hibrido natural de esta rosa con la que Pernet-Ducher creo el primer hibrido de té de coloración amarrilla. Este rosalista francés creo centenares de variedades nuevas de hibridos, además de conseguir la podríamos considerar la primera variedad comercial la Soleil dór, una rosa amarilla con matices rosas que tuvo gran acogida, creada en 1898. Es increíble como la familia Ducher ha seguido hibridando y consiguiendo nuevas variedades, hibridos amarillos creados por Pernet o por sus sucesores, como la Julien Potin (1927), la Rosier buisson Feu (1935), hasta las más recientes creaciones como Benoîte Groult o la Renaissance de Fléchère. Aunque en la actualidad podemos encontrar numerosos hibridos comerciales de distintos productores conseguidos desde el siglo XIX.

Cada año con cada floración, se abre una nueva oportunidad a realizar un cruce que dará origen a una nueva variedad de rosal. Y aunque como todas las flores, las rosas están sujetas a modas, su belleza hace que podamos disfrutar tanto de un rosal silvestre, como de una rosa creada hace dos siglos o de la que disfrutaremos el próximo año, y que todavía solo está presente en la mente de su creador.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies