Manzanilla común, un básico en tu botiquín natural
Reportajes y entrevistas

Manzanilla común, un básico en tu botiquín natural

La manzanilla Romana es una variedad aromática que florece en primavera-verano, muy típica encontrarla en Aragón y en las zonas del norte de la península. Como curiosidad la palabra Manzanilla deriva de la traducción del griego “manzana de tierra o enana” de ahí lo de “manzanilla” aludiendo a la forma de botón floral de la cabezuela.

Las principales variedades de manzanilla que nos podemos encontrar son la manzanilla romana (Anthemis nobilis) y la manzanilla propiamente dicha (Chamomilla matricaria); ésta última es la más apreciada para cuidados de la piel y usos cosméticos.

A nivel de composición tenemos que destacar que contiene cantidades muy notables de esencia que, aunque está presente en todos sus órganos, tallo, hojas… se extrae especialmente de las cabezuelas.

La Manzanilla puede ser utilizada internamente o externamente. Investigaciones científicas exhaustivas en los últimos 20 años ha confirmado muchos de los usos tradicionales de la planta y han establecido mecanismos farmacológicos para la actividad terapéutica de la planta, incluyendo, antiespasmódica, antipirética, antibacteriana, antifúngica, y la actividad anti-alergénica… entre otros.

En el día a día los usos más comunes si la tomamos a nivel interno, ya sea a través de infusiones o extractos líquidos, obtendremos beneficios asociados a su capacidad antiespasmódica y sedante por lo que la utilizaremos principalmente en los trastornos de tipo nervioso como, insomnio, mal humor, calambres y migrañas….

También adecuada para sinusitis y alergias de las vías respiratorias. En resfriados o casos de gripe favorece la sudoración y depuración tomando unas gotas mezcladas en infusión de sauco, tilo o manzanilla.

Actúa así mismo favoreciendo los movimientos peristálticos del intestino, y por tanto podemos decir que tiene cualidades carminativas (Flatulencias).

Si nos fijamos en sus usos cosméticos, observamos que puede ser de ayuda en el mantenimiento del color rubio del cabello o para conservar su color.

A nivel tópico es útil sobre todo para pieles pruriginosas y con acné en forma de vapores y máscaras.

Gracias a su capacidad antiséptica, cicatrizante y calmante, en caso de quemaduras leves y quemaduras de sol, se utilizar para aliviar y calmar erupciones cutáneas y reducir la inflamación de la piel. También puede acelerar la curación y prevenir la infección bacteriana.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies