Actualidad

La neurocientífica Mavi Sánchez-Vives destaca la realidad virtual con fines terapéuticos

Fundación Telefónica ha presentado este jueves en Zaragoza el número 110 de su revista Telos que se ha convertido en referente en el ámbito del pensamiento, la ciencia, la tecnología y la sociedad. El tema central de este número se dedica a cómo Internet se ha convertido en el campo de batalla del nuevo orden mundial.

Fundación Telefónica ha presentado este jueves en Zaragoza el número 110 de su revista Telos que se ha convertido en referente en el ámbito del pensamiento, la ciencia, la tecnología y la sociedad. El tema central de este número se dedica a cómo Internet se ha convertido en el campo de batalla del nuevo orden mundial.

Además, la revista dedica un monográfico a la guerra «geotecnológica» por la gobernanza socioeconómica y a cómo el cerebro humano interactúa con la máquina, con una entrevista en profundidad a la neurocientífica en el Human Brain Project Mavi Sánchez-Vives. En la capital aragonesa, la doctora en Neurociencia ha impartido la ponencia «El cerebro ya está en la nube» para presentar la interacción entre el cerebro y la tecnología. En el marco de una Jornada ADEA, ha explicado cómo puede un órgano biológico, como es el cerebro, interaccionar con la tecnología, y cuál es el efecto de algunas de estas tecnologías, como la realidad virtual, sobre el cerebro, nuestra fisiología, comportamientos o emociones.

Sánchez-Vives ha explicado que ella y su equipo han creado una spin off, que se llama Virtual Body Works, «se trata de una aplicación de la realidad virtual para la mejora física y cognitiva», con fines terapéuticos. Ha hecho especial hincapié en que «las aplicaciones de la neurociencia son muy amplias, no todas se traducen en un uso en la vida diaria, pero sí en las patologías cerebrales».

Mavi Sánchez-Vives ha aseverado que «la traducción en avances en las terapias de patologías neurológicas son un poco más lentas, pero eventualmente se van produciendo», donde el objetivo primordial es «intentar resolver los problemas que afectan a las personas, ya que un cuarto de los europeos van a tener algún tipo de patología neurológica en el futuro».

La neurocientífica también ha aprovechado su intervención para añadir, respecto al estado de la investigación académica en España, que «los fondos son pocos, irregulares, casi incompatibles con el mantenimiento de grupos estables de investigación». Sin embargo, ha mencionado con optimismo que «a pesar de las dificultades, la comunidad que se dedica a la investigación es cada vez mayor».

Ha concluido que «no hemos de temer a las nuevas tecnologías: las nuevas tecnologías siempre se pueden usar para mejorar nuestra vida, nuestra salud y bienestar. Hemos de temer a los seres humanos que a menudo idean usos perversos de las mismas».

Post Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies