La agroalimentación, pieza estratégica en el crecimiento de Aragón
Opinión

La agroalimentación, pieza estratégica en el crecimiento de Aragón

El actual Gobierno de Aragón comenzó su labor a mediados de 2015 y una de sus primeras tareas fue diseñar una batería de políticas, que se iban a implementar a lo largo de la legislatura. En ellas se apostaba por un mayor y mejor empleo, por una mejora de la internacionalización de nuestro tejido empresarial, y por una serie de sectores que se consideraron estratégicos: la logística, la agroalimentación, la automoción y las energías renovables.

Desde nuestra entrada en el Gobierno, la economía aragonesa ha experimentado un robusto crecimiento que se ha ido acelerando con el paso de los años. Según el INE, tras un suave crecimiento en 2015 (un 1,7%), en 2016 ya se creció fuertemente (un 2,7%) y el pasado año alcanzamos una tasa del 3,6%, encabezando el ranking a nivel nacional de todas las Comunidades.

Los nueve primeros meses de este año han mostrado un comportamiento similar, de acuerdo con las estimaciones realizadas por el Instituto Aragonés de Estadística o por la AIRef. Se mantiene la tendencia de 2017, con crecimientos robustos del PIB de Aragón. Las últimas estimaciones de la AIReF publicadas el día 2 de noviembre, indican que el PIB de Aragón ha crecido un 4% anual el primer trimestre, un 3,3% el segundo y un 3,1% el tercer trimestre del año, en este último caso, seis décimas por encima del promedio nacional. De esta forma, Aragón ocuparía de nuevo la primera posición del ranking de CC.AA.

El crecimiento ha venido acompañado, como no podía ser de otra manera, de un sólido comportamiento del mercado laboral. Así, en el tercer trimestre de la EPA tenemos una tasa de paro del 9,87%, 4,68 puntos por debajo de la media nacional, lo que sitúa a Aragón entre las seis Comunidades con una tasa de paro inferior al 10%. Por tanto, puedo estar justamente satisfecha, puesto que la economía de la Comunidad va razonablemente bien.

La apuesta por los sectores que hemos denominado estratégicos se llevó a cabo con el convencimiento de que cuanto mayor es la diversificación industrial, más productiva serán nuestras industrias gracias a las sinergias y externalidades que se establecerán entre ellas.

Uno de estos sectores es el agroalimentario, que tiene un peso en el Valor Añadido Bruto (VAB) aragonés del 7,93%, siendo el tercer sector con mayor peso, y que representa el 9,11% de las afiliaciones a la Seguridad Social. Aragón es la tercera mayor región productora de porcino de Europa, la de mayor producción europea de alfalfa, de fruta de hueso y de trufa, y la segunda mayor exportadora de vino español con Denominación de Origen a Norteamérica.

El sector de la alimentación ha tenido una evolución muy positiva en su apertura exterior. Sus exportaciones se han incrementado un 33,1% entre los años 2015 y 2017. Dentro de los diferentes subsectores, podríamos destacar el crecimiento porcentual de la carne con un 65,8%, o de las semillas y frutos oleaginosos con un 54%. Este incremento se ha reflejado en el número de empresas que exportan.
Entre 2015 y 2017, las empresas exportadoras se han incrementado un 2,5% en Aragón, un porcentaje que se incrementa hasta el 10,1% en el sector de la alimentación.

Para concluir, refrendar que la Economía de Aragón ha tenido una evolución muy positiva a lo largo de la presente legislatura. Dentro de ella, uno de los sectores que mejor se ha comportado ha sido el de la agroalimentación, que ocupa un lugar relevante en nuestra economía, tanto en términos de VAB como de empleo, y que está aumentado fuertemente sus relaciones con los mercados exteriores.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies